Etiquetado farmacéutico: alto y claro para llegar a más consumidores

Hace unas semanas apareció un artículo en msnbc.com que me gustó mucho, porque pone de manifiesto la necesidad que industrias potentes como la farmacéutica tienen de una mejor comunicación de la salud, adaptada a los tiempos que vivimos y que contribuya a la adecuada utilización de los productos por parte de los consumidores.

El artículo es Confusing medication labels baffle many, y yo lo traduciría por el etiquetado de medicamentos induce a confusión y frustra a muchos.

4258141411_38c673c195_b_rosen

La autoridad sanitaria de EEUU ha realizado un interesante estudio que indica que LA MITAD de los usuarios de medicamentos no comprenden las indicaciones que se incluyen en los envases para la toma de las dosis. La mitad, el 50%, ¡es mucho!

Parece ser que instrucciones “simples” como “Take two tablets by mouth twice daily.” no son tan claras para el consumidor al que está destinada, y esto hace que el resultado perseguido por médicos y pacientes (cura y prevención) no se pueda conseguir en muchos casos.

La industria farmacéutica y los responsables sanitarios están preocupados por la baja adherencia de los consumidores a las prescripciones de fármacos que les hacen sus médicos. Se cree que la falta de comprensión de las indicaciones  es el motivo de que las personas olviden sus tomas, equivoquen las horas de intervalo o no terminen los tratamientos.

Como reacción, las autoridades desean simplificar, clarificar y estandarizar las etiquetas y mensajes con las indicaciones contenidas en los medicamentos. En esta iniciativa que aúna al gobierno, industria, asociaciones y otros grupos se pretende avanzar en estrategias prácticas que se pueden implementar para maximizar la comprensión de la información de salud por parte del paciente.

Para ello, la U.S. Pharmacopeial Convention (USP) propone una guía de los contenidos, lenguaje, formato y apariencia de las etiquetas de los medicamentos recetados que tengan en cuenta cómo los pacientes leen y comprenden las instrucciones de los medicamentos -accede a la presentación de las pautas generales de esta guía (pdf)-.

La fórmula de esta comunicación eficaz es universal: orientarnos al cliente, escucharle, conocer sus necesidades y su capacidad de comprensión, hablarle en un idioma sin tecnicismos que él/ella domine, y escucharle otra vez para asegurarnos de que nos ha entendido.

Algo similar ocurre en el mundo de la alimentación, donde los consumidores reconocen no comprender los etiquetados nutricionales como a menudo denuncia la CEACCU. Trataré este tema otro día ;)

Si te interesa la comunicación para farma te recomiendo leer mi post (re)Visión del futuro de Pharma & Healthcare: Oportunidades de Health-Marketing.

Foto de B Rosen

 

Por .

········································································································································

Conéctate conmigo en TwitterLinkedinGoogle, Pinterest o via EATINGISCOOL.COM.

Suscríbete al blog o a mi mailist.

Salud!

Montse @montsemonllau