Mi amiga la Marca y Yo (Understanding comes from Insights)

Una reflexión personal sobre la relación que tienen una Marca y una Consumidora en las redes sociales

Algunas marcas de gran consumo gustan de probar innovaciones en comunicación y se lanzan atrevidas a probar fortuna en campos como el social media, abriendo cuentas y perfiles corporativos en las redes sociales de moda, incluso haciendo el esfuerzo de crear y mantener un blog… Todo ello esfuerzos loables y lícitos con la finalidad de acercarse un poco más a mí, al consumidor potencial, fiel o infiel que habita en mi piel de compradora de sus productos y que transita receptiva entre lineales del supermercado o se adentra en los misterios de una tienda online.

Bien. La intención es lo que cuenta, dicen. 

Me gusta que las marcas chulas se quieran acercar a mí, que premien mi amistad en facebook con algun detallito y que me hagan followback en Twitter, incluso que me contesten las menciones que les hago en mi timeline… Somos 2 entes reales que queremos entablar una relación real en un medio cada día menos virtual. Somos una persona física y una persona jurídica intentando hablar de tú a tú en un patio de vecinos llamado Internet. Esto me recuerda a la obra de teatro Historia de una escalera, que estudiábamos en EGB. Somos vecinos, la marca y yo. 

Por un momento me pregunto si nos llevamos bien, si nuestra relación podría ir mejor. A veces me da un poco de rabia algo que dice mi amiga la marca y creo que me cae mal, pero se me pasa, porque a un amigo se le puede perdonar casi todo y, al fin y al cabo, cada uno se comporta según ha sido educado y lo que su buen saber y entender le permite… ¿Quién soy yo para criticar a un amigo, y más a un amigo importante, con tantos followers y tan rico? A todos nos gusta tener amigos guays. 

Y ahí estamos, en el patio de vecinos. Yo a lo mío y ella a lo suyo, a lo que sea que se dedica -a parte de fabricar y vender unos productos que suelo comprar porque me gustan o por costumbre-. Yo a lo mío y ella a lo suyo, sin más, aunque a veces no comprendo porque me sigue; me pregunto si lee mis actualizaciones, porque me da la impresión que no oye lo que yo digo, la verdad es que creo que no me escucha. Para que me escuche tengo que llamar su atención, saludarla y decirle cosas bonitas delante de todos. A veces me pregunto si somos de verdad amigos o si esto nuestro es sólo una amistad de verano. Creo que me siento incomprendida, la verdad.

Me viene a la mente una cita de gurús del espíritu (que no puedo enlazar porque no lo localizo) y que me gusta para este post: “Understanding comes from insight”
Insights500

Estar en el network de la gente que queremos que compren nuestros productos, entrar en su espacio público-privado sin comprender qué hemos venido a hacer y qué se espera de nosotros, es no comprender la que de verdad cuenta. 

Amiga marca: Pregúntate qué siente, qué piensa, qué quiere, qué hace tu amigo consumidor con tu producto. Escúchale de forma profesional, como se merece. Habla francamente con él, como con un buen vecino; evita las conversaciones escapistas de ascensor. Comprende a tu consumidor y crea una buena relación.  

Quizá también te interese leer mi post “La gente se da cuenta“.

Suscríbete al blog para recibir todas las actualizaciones (en tu lector o por email).

Me encuentras en Twitter en @montsemonllau y en Linkedin.