Enfermedades No-comunicables y Food Marketing… ¿de qué va todo esto?

No comunicables?? Como puede ser algo “no comunicable”, me pregunto. Y más una enfermedad. Me pica la curiosidad. Indago… 

Interesante! Pasan más cosas en el mundo de las que nos cuentan en el telediario o en twitter. El hilo sale de la World Federation of Advertisers: How the UN weighed in on food marketing + WFA Webinar 
“NCDs are ‘the AIDS’ of our generation”Member of Young People’s NCD Action Network, Moscow, April 2011.
Encuentro documentos interesantes que me resituan. Me hacen pensar de qué va todo esto, este blog, mi trabajo…
Veamos: Incluso al querer hablar de ello en los foros oficiales las más altas instancias de jefazos de estado mundiales en la ONU le ponen un nombre incomprensible y críptico como NCD y me cuesta saber de qué habla el artículo. 

Enfermedades no-comunicables? me trastorna el concepto. Indago más. Los señores de wikipedia me lo explican: 

NCD = Non-communicable-diseases. 
Ah! No es que sean enfermedades-tabú como he imaginado (un poco sí lo son), sino que no se contagian, no son infecciosas, por eso las llaman no-comunicables (no porque no se pueda hablar de ellas). Uf.
Las 4 grandes que preocupan en la ONU y la OMS son la diabetes, el cancer, las enfermermedades cardiovasculares y enfermedades respiratorias crónicas.
No me gusta ser alarmista, yo hace tiempo que lo sé y de trabajar por ello hice mi profesión. 
Lo dice la ONU: 
A challenge of epidemic proportions and its socio-economic and developmental impacts.  
Note with profound concern that, according to WHO, in 2008, an estimated 36 million of the 57 million global deaths were due to non-communicable diseases, principally cardiovascular diseases, cancers, chronic respiratory diseases and diabetes, including about 9 million before the age of 60, and that nearly 80 per cent of those deaths occurred in developing countries (…)
El 80% de las muertes suceden en los developing countries. En el primer mundo, nuestros Estados gastan fortunas en servicios sanitarios para tratamientos crónicos, que no se curan, que son de por vida. Y cada vez seremos más las personas mayores afectadas por ellas, alguna de las grandes 4. Porque la población española está muy envejecida, lo sabemos. 
La famosa pirámide amorfa de la población española -que da miedo verla-, lo demuestra.
20102406piramide
Se habla un poco del gasto futuro en pensiones, pero no se comenta el tremendo gasto en atenciones médicas y sanitarias que acompañará a más ancianos longevos pero enfermos. 
En el futuro, seremos muchas las personas longevas con gran riesgo de enfermedades crónicas y serán muy pocos jóvenes cotizando en la Seguridad Social y pagando impuestos.
El gasto en Sanidad de las naciones no puede soportar el Estado del Bienestar de hace pocos años y la avalancha de los 16 millones de españoles que ahora tienen más de 50 años con sus enfermedades crónicas
Demasiadas personas para tanto gasto por cabeza. Demasiado gasto para tan poca riqueza. Un dilema para cualquier Gobierno. Lo sabemos. Nosotros lo tendremos que ver y tenemos que encontrar las soluciones. Ahora, ya. 
Recognize that the most prominent non-communicable diseases are linked to
common risk factors, namely tobacco use, harmful use of alcohol, an unhealthy diet, and lack of physical activity. 
Estas enfermedades-tabú est&aa
cute;n relacionadas con los 4 factores de riesgo habituales: el consumo de TABACO, el consumo inadecuado de ALCOHOL, una DIETA POCO SANA y la falta de EJERCICIO FÍSICO. 
Volviendo a lo de no-comunicables: Sigo pensando que el nombre está bien encontrado porque sí son tabú. Son tabú porque no queremos hablar claramente de ello.
Podríamos considerar también que es una falta de visión considerarlas no-contagiosas porque estos factores de riesgo son hábitos de consumo que se transmiten de forma social como una enfermedad.
Mediante el estilo de vida que elegimos, nuestro ejemplo y las recomendaciones que les hacemos, influimos en las personas que nos admiran. De padres a hijos, de hijos a padres, de hermana a hermana, entre amigos, entre compañeros de trabajo, etc. Nuestras principales armas de transmisión son el boca oreja de toda la vida y la imitación.   
Estos factores de riesgo son la médula del problema-tabú del que todos hemos sido y somos de alguna manera partícipes.
Seamos positivos. 
Cambiar la dieta poco sana, el consumo inadecuado de alcohol, fumar y el sedentarismo están en la mano de cada una de las personas. De todas, creo yo. 
El sistema social que somos todos debería apoyar a las personas que necesitan ayuda para cambiar sus hábitos, darles AYUDA VERDADERA, efectiva. Estar activos de cuerpo y mente, comer alimentos sanos, dejar el tabaco y tomar alcohol para disfrutar en compañía (no para olvidarse de las penas) debería estar en mano de todos nosotros como ciudadanos libres que deberíamos ser. 
Vivimos unos tiempos tan necesitados de hechos rupturistas! De cambios. 
 Cambio de modelo social, cambio de sistema económico, nuevas formas de trabajar, etc. 
Curiosamente, creo que hemos empezado el cambio por la comunicación que nos ha traído la tecnología. Las nuevas maneras de relacionarnos han llegado antes que los cambios importantes; así que por lo menos, contaremos con estos instrumentos para hacer más fáciles los otros cambios que están por venir. 
Actúan tímidamente los gobiernos, regulan la publicidad a los menores de 12 años para prevenir sus malos hábitos. Hacen bien, pero deben hacer más. ¿Qué pasa con los mayores? Sabemos que es difícil, pero tenemos que inventar las soluciones para estos problemas que ya hemos creado.  
Ya no es suficiente con decir cosas como “somos lo que comemos” ni con centrar la política sólo en los niños. Hay que actuar en todos los frentes. The sooner the better.
Nos debemos responsabilidad. Porque la industria y la publicidad “alimentan” a estas generaciones de consumidores. El reto es comunicar para promocionar bienestar y salud. 
Ayer vi la presentación del informe Meaningful brands
 Havas Media, reveals only 20% of brands have a notable positive impact on our sense of wellbeing and quality of life.
Mi impresión es que los consumidores están muy descontentos con las marcas. Y les van a exigir más. Mucho más. Si no lo crees aún, mira cómo actúa el consumidor empoderado en el caso LaNoria que comenté hace unos días.
Creemos las soluciones. 
Quizá te interese leer:
¿Empoderamiento, le llaman? (Caso La Noria) 

Por .

········································································································································

Conéctate conmigo en TwitterLinkedinGoogle, Pinterest o via EATINGISCOOL.COM.

Suscríbete al blog o a mi mailist.

Salud!

Montse @montsemonllau