En la nueva comunicación de marcas: Power to the people!

Es obvio decir que el mundo ha cambiado mucho. Las personas accedemos a cualquier información en cuestión de segundos gracias a las nuevas tecnologías que liberan el acceso al conocimiento. Las empresas no pueden esconder nada; en este tiempo de redes sociales y sociedad conectada, todo se acaba sabiendo.  

Marca_balena_500

 

D a t o s:

En España, impulsada por el efecto WhatsApp, la penetración de internet en el móvil ya alcanza al 76% de los internautas. El 39% de los españoles está conectado a Internet mientras ve la televisión, según el Mediascope de IAB Spain. A esto ha contribuido que Twitter ya tenga más de 5 millones de usuarios y que Facebook pase de los 17 millones, mientras la penetración de Internet es del 56% de la población española 

 

Empoderamiento se llama a la nueva captación de poder por parte de los consumidores. Los ciudadanos defienden sus derechos y valores con el uso de la comunicación social. La unión hace la fuerza. En su momento ya comentamos en este blog el Caso La Noria. 

 

El consumidor ya no está para tonterías y se da cuenta cuando la publicidad trata de engañarle. 

Los viejos trucos de utilizar celebrities o exponer hermosos cuerpos que fingen consumir productos de la marca, ya no funcionan. Ni impregnar las pantallas de situaciones idílicas, alejadas de la realidad que viven la mayoría de las personas en su experiencia de uso de los productos, en las que la audiencia no puede sentirse identificada con los protagonistas de los anuncios. Las marcas han perdido credibilidad. 

La confianza de los consumidores españoles sigue muy débil y está en su punto más bajo desde el inicio de la crisis en 2008, según expone GfK. 

 

Son malos tiempos para abusar de la confianza del consumidor. Se impone un nuevo racionalismo donde la creatividad y la capacidad de adaptación a las circunstancias son aspectos básicos para la supervivencia de las empresas. Una vuelta al sentido común, el menos común de los sentidos. 

 

A mi entender, ante este cambio de escenario, las marcas perspicaces sólo pueden optar por planificar actuaciones que se adapten a los nuevos tiempos.

Comprender a los nuevos consumidores y tener en cuenta sus opiniones y necesidades.

Investigar a fondo los consumer insights de su audiencia potencial y comprender la relación del nuevo consumidor empoderado con sus productos para así poder generar confianza en la marca y ganar credibilidad. 

 

Me recuerda este tema a este que hace unas semanas comentamos en Twitter: el artículo de Kohlben Vodden (@ kohlben“Social Data: Stop Listening and Start Thinking”que recomienda que los  análisis de escucha activa en social media dejen  de ser tan automatizados (me viene a la mente herramientas como Radian y otras que proliferan, que el autor dice que fallan) y que el 80% del análisis pase a ser manual, más “pensado”, que permita al equipo analista utilizar los datos para conseguir valor y trabajar con un objetivo claro para conducir al usuario por un journey that maps the customer experience of your brand, product or service 

Pienso en proyectos conducidos por especialistas que comprenden el producto, la marca, la categoría y el público, y que realizan un estudio profundo de las menciones, los sentimientos y saben detectar nuevas oportunidades de conversación alrededor de la marca.

 

Te recomiendo este otro post relacionad
o: 
#interestingness Ser interesante es la cuestión.

 

Por .

········································································································································

Conéctate conmigo en TwitterLinkedinGoogle, Pinterest o via EATINGISCOOL.COM.

Suscríbete al blog o a mi mailist.

Salud!

Montse @montsemonllau