Marketing para Comedores de Patatas… Porque las Cosas Cambian

Image

¿Conoces este oscuro cuadro de Vincent Van Gogh, “los comedores de patatas”? Es anterior a su colorida etapa bajo la luz del Mediterráneo. Me vino a la mente de inmediato al conocer los nuevos datos oficiales de Consumo Alimentario en España: en 2012 aumentó un 3% el consumo de patatas, rompiendo una tendencia de disminución de la compra de este humilde tubérculo que ha salvado de la hambruna a muchas generaciones de europeos. A pesar de que la crisis empezó en 2007 parece que es ahora cuando el consumidor está ajustando de verdad su gasto en alimentación, pues en el año 2011 todavía se registró una disminución del 4% del consumo de patatas, siguiendo la tendencia anterior.

Es para este nuevo consumidor que debemos hacer marketing, personas que vuelven a dietas y un estilo de consumo más frugales. También para las clases sociales más acomodadas, por supuesto, que quizá no necesiten cambiar pescado por patatas porque el dinero les sigue alcanzando para una cesta de la compra rica y variada, pero de todos los cambios que nos trae el Cambio de Era éste es muy notable: La sociedad se ha empobrecido, y lo sigue haciendo en 2013. Hoy la audiencia de nuestras marcas son personas más comedoras de patatas que hace unos años.

Este aumento podría leerse como un giro hacia una dieta más saludable, pero no es así; la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación desestima esta posibilidad ya que se comen más patatas pero también menos hortalizas.

A los que diseñan el marketing les puede costar cambiar el chip para seguir los pasos del consumidor. Hay que adaptarse a la realidad, no hay otra opción. Algunas marcas, como es el caso de Unilever, ya están adaptando su servicio a un escenario de nueva pobreza en Europa.

Imaginar un mundo ideal donde las aspiraciones de los potenciales compradores lo son todo ya no sirve para mejorar el negocio. La vida es dura y la gente quiere gastar su dinero en soluciones, no en ensoñaciones.

Ya no es lo mismo. Las cosas cambian. Tenemos que hablar. Ya no te quiero… 

Resuenan en mi cabeza estas palabras del cierre de la canción Cambia tu Vida de La Casa Azul. Me parece muy inspirador el ejemplo del proyecto musical de Guille Milkyway, pop(pular) y vanguardista como pocas cosas en este país:
Si en los felices 2000 las canciones de LCA eran un retrato frívolo de los buenos tiempos que vivíamos los hijos de los baby boomers, un manjar para early-innovators musicales, en el camino hacia su early majority el genio de la pequeña discográfica Elefant ha llegado a ser ganador de un Goya, y ahora hace canciones realistas que saben a una fruta demasiado ácida, a fin de un mundo, al despertar cruel de un efervescente sueño colectivo… Mientras, también sabe poner melodía y mensaje a una marca de gran consumo como Nesquick, con la alegría que tanto necesitamos para encarar con energía y esperanza la creación del futuro.

habitació

·································································································································

Así como el color llegó a las obras de Vincent, podrá llegar la inspiración y la armonía entre marcas y usuarios. Porque las cosas cambian, ¿no te parece?

Conecta conmigo en TwitterLinkedinGoogle+Pinterest o a través de mi empresa @eatingschool. También puedes suscribirte al blog o a mi mailist.

Hasta ahora :)

@montsemonllau